domingo, 1 de febrero de 2015

Sitios de Cortegana







                                                        Algunas leyendas de Cortegana.


Cuenta la leyenda que en la Cortegana del siglo XV vivía una mujer afamada por sus curas milagrosas y sus brebajes misteriosos. Todo el pueblo acudía a la casa de aquella mujer, situada en la cumbre de un pequeño cabezo a las afueras de la villa. Tal era la fama de aquella curandera, la cual gozaba del cariño de sus vecinos, que su nombre llegó a oídos de la Inquisición, recién instalada en la villa a petición del propio Alcaide. Muchas veces fue citada la buena mujer a la sede local de dicha institución, situada en una calle cercana al lugar donde aún se estaba construyendo el templo parroquial. Por más preguntas que le hacían, jamás podían encontrar en ella un motivo justo para condenarla.
Pasó el tiempo, y la buena ventura de aquella mujer se incrementaba en las tierras de Cortegana y alrededores, hasta tal punto, que la gente aguardaba a la intemperie en las frías noches del invierno serrano a que la mujer despertase para que atendiera a sus dolencias.
Un buen día, la Inquisición decidió poner fin a la fama de la mujer, elaboró una falsa condena por brujería y herejía y se dirigió a la casa donde vivía. Cuando las ordas inquisitoriales llegaron a su casa, tan sólo encontraron a su hijo, que tenía unos 15 años. El joven no sucumbió a las pretensiones de los verdugos de conocer el paradero de su madre, y por esta razón, tomaron por la fuerza al pequeño y lo ahorcaron en las faldas del cabezo donde vivía "la bruja".
Al caer la noche, la mujer regresó a su hogar, y en su amargo camino de vuelta, contempló desolada como el cuerpo de su hijo pendía sin vida de las ramas de una pequeña encina. La mujer lloró tan amargamente, que sus gritos fueron escuchados por todos los que días antes iban a su casa a por el remedio para sus males. Allí pasó toda la noche postrada a los pies de su pequeño, al cual, descendió de aquel maldito árbol y enterró en aquel mismo lugar. Acto seguido la mujer se inclinó tocando el suelo y desde lo más profundo dijo en voz alta: esta tierra que alberga en sus entrañas el cuerpo de mi hijo, injustamente asesinado por quienes actúan en nombre de Dios, y que ha sido regada con las lágrimas de mi dolor, no tendrá ánimo para nutrir árbol alguno, ni ahora ni en los días venideros.

La mujer se exilió a tierras portuguesas y nunca nadie supo nada más de ella. Aquel cabezo sigue siendo hoy el único de todo el paisaje serrano, sobre el que no hay enraizado árbol alguno. Y así es que hoy, en Cortegana, se le sigue llamando El Cabezo de la Horca.



















Casino sociedad de arriba.























                                                              casino de sociedad  de "abajo"

































                                     Estos son otros lugares de Cortegana para recordar.




Plaza de Abastos

Plaza de Abastos


Plaza de Abastos

Plaza de Abastos


Plaza de Abastos

Plaza de Abastos




                                    Colegio publico de infantil y primaria Divino Salvador de Cortegana
colegio Divino salvador

Lateral izquierdo del colegio Divino salvador


colegio Divino salvador

colegio Divino salvador


colegio Divino salvador

colegio Divino salvador


Entrada principal del colegio Divino salvador

Nidos de Pájaros en el colegio Divino salvador





                                                                   Estadio San Rafael de Cortegana
Fachada del estadio

campo de futbol


















































No hay comentarios:

Publicar un comentario